Un referente gastronómico del sur que tras su reapertura en 2020 nos conquista con los mejores productos

Ana S. Diéguez28/05/2021

Casa Flores abrió sus puertas allá por el año 1975. Francisco Flores, su fundador, inició su andadura en el sector de la restauración con una pequeña cervecería llamada Casa Flores. Los orígenes de lo que más tarde sería uno de los mejores restaurantes del Puerto de Santa María. El lema de la casa, ofrecer siempre las mejores materias primas. Una garantía de calidad que ha cosechado una merecida fama e infinidad de adeptos. Una visita obligada cuando se viaja al sur porque nunca defrauda.

Tras tener que cerrar sus puertas como consecuencia de la crisis durante seis largos años, en 2020 Casa Flores nos sorprendió con su ansiada reapertura. Al frente, Álvaro Flores, hijo de su creador, continúa transmitiéndonos la verdadera esencia de sus orígenes. Un trabajador incansable que ha querido rendir un homenaje a su padre, tomando las riendas del negocio familiar e implicándose al cien por cien.

Álvaro adquirió el primer atún de la temporada en la subasta que organiza la Cofradía de la Virgen del Carmen, una pieza de unos doscientos kilos

Álvaro se deja la piel cada día como si fuera la inauguración y disfruta plenamente de su profesión. En esta ocasión nuestra visita coincidió con el esperado ronqueo. Para dicho acontecimiento, Álvaro adquirió el primer atún de la temporada en la subasta que organiza la Cofradía de la Virgen del Carmen. Una pieza de unos doscientos kilos de peso que diseccionan ante la atenta mirada del público, con una exhaustiva explicación de todas y cada una de sus partes. Un espectáculo en toda regla que merece la pena ver, al menos una vez.

Adentrarse en Casa Flores es empaparse del proyecto de su artífice, Francisco Flores. En la actualidad, su hijo Álvaro ha querido dar un cambio de aires al local. Un precioso proyecto de interiorismo firmado por María Covarrubias que nos conquista nada más cruzar el umbral de Casa Flores. Sus blancas paredes encaladas, sus originales rodapiés de chapa emulando la cubierta del barco y su emblemática barra, ahora lacada en negro, nos conducen a adentrarnos en la esencia de Casa Flores.

Un acogedor restaurante que quiere aportar su granito de arena y ayudar a los artistas noveles. Por ello, en sus paredes se exhiben cuadros de jóvenes artistas que podemos adquirir o simplemente disfrutar. Junto a ellos, artistas de renombre como el conocido pintor Humberto Parra cuelgan sus obras de arte para el deleite del comensal.

En esta ocasión empezamos con la típica copa de jerez y la ya famosa ensaladilla rusa de Casa Flores. Un plato sencillo, rotundo y absolutamente delicioso que nos llevó a probar sus espectaculares anchoas acompañadas de unos deliciosos gajos de aguacate. Continuamos con sus formidables tortillitas de camarones. Un plato muy típico del sur que en Casa Flores adquiere otra dimensión. Crujientes, riquísimas y sin apenas grasa nos condujeron a saborear su exquisito tartar de atún. Para terminar, nos decantamos por probar el filete de pargo al aceite de oliva. Una excepcional oda al producto que nos deja con un delicioso sabor de boca y muchas ganas de volver.

Casa Flores, una visita ineludible cuando se visita el Puerto de Santa María. Un negocio familiar que continúa tremiéndonos la genuina esencia de sus orígenes conquistándonos siempre con las mejores materias primas elaboradas con grandes dosis de amor.

Casa Flores

Calle Ribera del Río, 9, 11500 El Puerto de Sta María, Cádiz

Teléfono: 956.06.02.08

Precio Medio: 30€