El restaurante que empezó siendo una pequeña cervecería en 1975 se ha convertido en un referente gastronómico imprescindible de la zona.

Ana S. DiéguezActualizado a: 21 de mayo de 2021 11:09 CEST 0

Álvaro Flores toma las riendas del mítico restaurante del Puerto de Santa María, Casa Flores

Francisco Flores, fundó Casa Flores allá por el año 1975. En sus orígenes arrancó su andadura como una pequeña cervecería que se caracterizó desde sus inicios por ofrecer siempre el mejor producto. Francisco se dedicó en cuerpo y alma a su restaurante logrando cosechar una merecida fama y crecer en el panorama gastronómico. Atrás quedó ese rudimentario local, convirtiéndose en uno de los mejores restaurantes del Puerto de Santa María.

Desgraciadamente, como consecuencia de la crisis económica, Casa Flores se vio obligada a cerrar sus puertas durante seis años. Tras ese forzado parón, en julio de 2020, Álvaro Flores, hijo de su fundador, nos sorprendió con la reapertura del mítico restaurante. Cargado de ilusión y en homenaje a su padre, Álvaro ha querido recuperar la esencia de Casa Flores para el disfrute de sus clientes.javascript:false 

Un cambio de imagen que nos sorprende gratamente nada más cruzar el umbral de Casa Flores. María Covarrubias, al frente del proyecto de interiorismo nos cautiva con un precioso local de blancas paredes encaladas, rodapiés de chapa que emulan a las cubiertas de los barcos, haciendo un bonito guiño al espíritu marinero que les caracteriza.

Un precioso espacio que alberga una armoniosa selección de cuadros de pintores noveles para ayudarles en su carrera profesional, dándoles visibilidad mientras decoran el acogedor local. Cuadros que se exhiben y que están en venta, junto con obras de artistas de renombre, como el pintor taurino Humberto Parra.

La reapertura de Casa Flores ha cosechado una gran expectación y ha recibido una calurosa acogida por parte del público. Una excepcional oda al producto en cada plato de la carta, que nos brinda la oportunidad de saborear siempre las mejores materias primas elaboradas con mucho cariño.

Fiel a los principios de su padre, Álvaro se esfuerza cada día para seducirnos con los mejores productos de cada región de España y cuando no encuentra lo que busca no lo compra. “Si no hay buen producto, no lo ofrecemos”, explica Álvaro que vive por y para Casa Flores, un bonito gesto de amor en memoria de su padre.

En esta ocasión, comenzamos disfrutando de una deliciosa copa de jerez acompañada de uno de los platos más solicitados de Casa Flores, su espectacular ensaladilla rusa. Un plato sumamente sencillo. Elaborado solo con patatas, las mejores gambas y mayonesa. El secreto radica en que se elabora a diario con grandes dosis de amor. Continuamos con unas formidables anchoas acompañadas de aguacate, que son un verdadero espectáculo y que dieron paso a las típicas tortillitas de camarones. Crujientes, sabrosas y nada grasientas, nos condujeron a unos fabulosos langostinos a la sal. Un productazo en toda regla que desembocó en un sorprendente tartar de atún. Delicado, suave y delicioso, anunciaba que el final estaba cerca. Para concluir, nos sorprendieron con un fantástico filete de pargo al aceite de oliva, acompañado de unas ricas patatas a la panadera y verduritas que le otorgan una bonita pincelada de color al plato.

No se pueden dejar de mencionar los ronqueos que organizan en Casa Flores. Un espectáculo digno de ver que en esta ocasión estuvo protagonizado por un enorme atún de unos doscientos kilos de peso. Un ejemplar que la Cofradía de la Virgen del Carmen sacó a subasta y que Álvaro adquirió para el disfrute de sus clientes. La primera pieza de la temporada, recién llegada de la almadraba de Conil. Una interesante experiencia que nos ilustra sobre las partes y usos de las distintas zonas de este manjar.

Casa Flores, un referente gastronómico imprescindible del Puerto de Santa María, que nos conquista con ese característico duende del sur, el salero de su personal y los mejores productos que nos conquistan desde el primer bocado.

FUENTE:
https://as.com/tikitakas/2021/05/21/portada/1621587021_664251.html